muymuyfelices

Muy muy felices

Octubre ya estaba acabando, nos casábamos en menos de 5 meses y aún no tenía ni vestido ni fotógrafos. La gente a mi alrededor me decía que si estaba loca, que los vestidos tardan muchísimo, que los fotógrafos de bodas se reservan con casi un año de antelación. Yo pensaba para mí: “Claro chatos, chuparos, como he hecho yo, una mudanza Barcelona-Madrid y luego otra Madrid-Copenhague con todo lo que ello implica y después de habláis de vestidos y de fotografías de boda”

No estaba siendo una novia normal desde el principio, con tanto movimiento era imposible! Y además tampoco creo en eso de hacer las cosas con mucho tiempo. Siempre he sido de las de darse el atracón a estudiar el día antes del examen, para que estuviera más fresco 🙂

Estuve un par de días navegando por internet, leyendo blogs, viendo miles de fotos de bodas ajenas… Lo que siempre tuve claro es que quería fotos y vídeo, pero ni las típicas fotos ni el típico vídeo, quería algo con alma, que cada vez que lo viera, me teletransportara a ese día y sintiera todo lo que sentí. Además, estábamos organizando una boda pequeñita de un fin de semana completo, de viernes a domingo, y quería que todos esos instantes quedaran guardados.

En uno de esos arranques de me-estoy-agobiando-voy-a-ver-otras-cosas, abrí el blog de June Lemon para leer su último post. Y de esto que le vas dando para atrás, para atrás, y topé con el post que me abrió los ojos: Muy muy felices. Marina recomendaba la empresa de fotografía y vídeo que su amiga Sandra había montado con su amiga de universidad Almu y describía exactamente lo que yo quería para mi boda. Nada más leer el post me tragué todos los vídeos de los novios que habían pasado por las manos de las chicas de Muy muy felices, en bucle. Una y otra vez. Mandé links a las amigas, para que me dijeran qué les parecía y lloré con muchos de los vídeos, cada uno tenía un algo especial.

Conclusión: 6 de noviembre les envío mi primer e-mail de novialocucia explicándoles la que pretendíamos liar en marzo y que si, lo más importante, estaban libres ese finde (crucé dedos, crucé dedos…).

Lo mejor de todo es que las engañé (al igual que al resto de invitados) para que pasaran un finde de marzo a un pueblecín precioso y perdido de Guadalajara que hacía unas semanas se había quedado incomunicado por la nieve y las metí en una casa rural junto a 20 personas más con muchas muchas ganas de fiesta.

Como vale más una imagen que mil palabras, aquí os dejo el resultado final. Ya me callo.

PD: Son muy culpables también de que la canción de The Fray, Love don´t die, no pare de sonar en mi cabeza.

Mil mil gracias chicas de Muy muy felices!!!

Keep dejlig!

Anuncios

2 comments

  1. Zaira!!! Acabo de morir de amor con tu boda, tus alianzas y ese concepto de boda!!!

    Que vivan las novias que no lo hacen todo igual!!!

    Un besazo enorme!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s